22 de February del 2016

Pasión por la tinta

Los tatuajes han dejado hace tiempo de ser una moda, y actualmente se han asentado como una manera de expresar la personalidad a través de una de las partes más íntimas y, a la vez, más expuestas de cada ser humano: la piel. La relación que cada persona mantiene con sus tatuajes es muy personal, se puede optar por un diseño discreto y sencillo, o decantarse por dibujos muy visibles y de mayor espectacularidad: hay un tipo de tatuaje para cada persona, y una persona por cada estilo. Los tatuadores han de ofrecer confianza a sus clientes, y poner a su disposición su arte y todas las posibilidades que se puedan ofrecer.
 
Uno de los servicios más demandados es el de los tatuajes personalizados. El abanico se abre aquí a una gran cantidad de posibilidades, donde el único tope es el de la imaginación de la persona que se quiere tatuar. Es muy común querer tatuarse una fecha, asociada al nombre de una persona o a un acontecimiento excepcional, desde el nacimiento de un hijo hasta un logro vital que queremos llevar siempre, y de manera literal, sobre la piel. En estos casos, lo mejor es huir de las plantillas y de los tatuajes repetitivos que podemos ver cien veces por la calle. Cada tatuaje, como cada persona, es completamente único, y por ello es muy importante saber confiar en un tatuador que nos ofrezca un diseño absolutamente único e inimitable.
 
A la hora de escoger un tatuaje, también se puede optar por dejar rienda suelta a la creatividad del tatuador. En estos casos, tanto el artista como el cliente hablan de las líneas generales que va a tener el tatuaje: figuras, formas, colores, extensión... y el profesional le ofrecerá bocetos para que se haga una idea del resultado final. Otra buena idea es consultar las referencias de anteriores trabajos que el tatuador haya realizado, para tener una idea más clara de lo que se va a obtener.
 
En Alta Escuela Tattoo Málaga, absolutamente todos los tatuajes son personalizados. No es posible encontrar a dos personas que compartan el mismo dibujo sobre su piel. Cada artista tiene su estilo, que adapta a las necesidades y deseos del cliente, tomando las referencias que cada uno aporta para obtener de forma exacta el diseño que se va buscando de antemano. Desde un pequeño detalle en el tobillo hasta grandes figuras, no hay límite para los tatuajes personalizados.